Cómo diseñar un armario a medida, paso a paso

¿Quieres diseñar un armario a medida para tu habitación? Te damos indicaciones sobre cómo hacerlo para que sea perfecto.
Vestidor gris en una habitación. Armario a medida.

Para optimizar un diseño al máximo es fundamental conocer con todo detalle las medidas mínimas y recomendadas para cada estancia de la casa.

Por ello, en este artículo, desde Livener, vamos a hablar sobre un mueble muy concreto y esencial, como son los armarios.

Normalmente, el diseño de un armario es trabajo del carpintero que lo fabrica y monta, o de un interiorista que lo diseña (normalmente, en el caso de vestidores o armarios empotrados).

Pero, gracias a los sistemas modulares que ofrecen cada vez más empresas, todos alguna vez nos hemos animado en algún momento a diseñar nuestro propio armario.

Organizar un armario puede parecer sencillo, pero saber sacar el mayor aprovechamiento es una tarea mucho más complicada.

Diseño de armario: medidas y claves para construirlo bien

Ancho

Antes de organizar el espacio de almacenaje del interior del armario, necesita saber que tamaño puede llegar a tener. Con un carpintero, puede hacer armarios a medida de casi todos los anchos, pero algunas de las recomendaciones que te ofrecemos son las siguientes:

  • Si el armario va a tener puertas abatibles, no es recomendable que tenga menos de 50 cm de ancho.
  • Si se utilizan puertas correderas no debe bajar de 150 cm de ancho.
  • En los armarios sin puertas puedes llegar a bajar hasta un ancho de 30 cm.
  • El ancho mínimo de armario aconsejable por persona es de al menos 1 metro.

Fondo

Cuándo quieres saber qué tipo de armario puedes colocar en tu habitación, lo primero que tienes que tomar en consideración es el fondo con el que cuentas.

  • 65 o más cm de fondo: ideal para armarios con puertas correderas para todos los usos.
  • 60 cm de fondo: perfecto para armarios con puertas abatibles para todos los usos. Es la medida más utilizada.
  • 35 a 50 cm de fondo: ideal para armarios con puertas abatibles para complementos o ropa doblada.
  • 25 a 35 cm de fondo: medida perfecta para armarios sin puertas para complementos o zapatos.

Altura

En este aspecto no hay que dudarlo, el armario hasta arriba siempre que sea posible. Si quieres tener una casa organizada es imprescindible buscar un hueco para almacenarlo todo, no solamente la ropa. Por este motivo, es muy recomendable que los armarios estén hasta la altura del techo, para aprovechar hasta el último centímetro.

Los armarios tienen casi siempre una zona superior de altillo o a partir de, aproximadamente, 180-190 cm desde el suelo. A esas alturas ya no es cómodo acceder de manera continua a la ropa, por lo que puedes dejar baldas libres para guardar ropa de cama, maletas y otros elementos de la casa que no requieras tan a menudo.

Los armarios que se venden ya hechos suelen tener entre 200 y 240 cm de altura total. Entre 230 y 240 cm se pueden considerar una altura estándar. Estos armarios dejarán unos altillos libres de unos 40-50 cm, los cuales pueden ser  muy bien aprovechados.

Si tu casa tiene mucha más altura, es posible que tengas que recurrir a dividir el espacio del altillo en varias alturas o colocar herrajes extraíbles, que bajan con facilidad para tener mayor accesibilidad a las zonas altas.

Puertas

Las puertas generan muchísimo debate en el diseño de los armarios. Casi todo el mundo tiene su preferencia en cuanto al sistema de apertura y, normalmente, tienden a utilizar el sistema con el que están más familiarizados.

Pero, aparte de las preferencias personales de cada uno, la elección del tipo de puertas tiene una parte más objetiva y técnica. Algunos de los aspectos más importantes sobre las puertas de los armarios son:

Puertas abatibles

Las puertas abatibles ocupan menos, por lo que permiten tener armarios en huecos de menos fondo. Además, es recomendable que estas tengan un ancho cercano a los 50 cm. Si se hacen más anchas hay riesgo de que se descuelguen y pueden quitar mucho espacio al abrirse.

Este tipo de puertas permiten abrir el armario por completo, mientras que con las correderas siempre habrá una parte cerrada. Igualmente, requieren mayor espacio libre delante para poder abrirlas cómodamente.

En el caso de colocar un armario al lado de la cama, es aconsejable utilizar puertas correderas para no molestar a la cama ni a las mesitas de noche.

Puertas correderas

Las puertas correderas necesitan guías que ocupan unos 8-9 cm, espacio de fondo que pierdes en tu armario. Si se colocan 3 guías para tener 3 puertas independientes, los centímetros perdidos serían entre 13  y 14.

Además, las puertas correderas no pueden tener menos de 75 cm de ancho y, a ser posible, 1 metro. Si la puerta es muy esbelta (poco ancha y con mucha altura) puede descarrilar.

También puedes optar por hacer un armario o vestidor sin puertas, algo que es cada vez más habitual. Estas requieren de menos fondo, pero suponen una mayor labor de organización y limpieza.

Organización del interior del armario

Una vez que tienes el tamaño de tu armario decidido, llega el momento de organizarlo por dentro. Debes tener en cuenta que las opciones para diseñar el interior de un armario son limitadas y que un carpintero puede hacer cualquier cosa que le pidas por muy especial que sea.

Una buena organización interior del armario implica, antes de nada, saber cuanto ocupa toda tu ropa. Puedes coger un metro y medir tus camisetas o blusas dobladas, tus pantalones colgados y tu abrigo o vestido más largo para sacar unas medidas exactas, pero, es más fácil marcar unos márgenes amplios para cada tipo de prenda. Según lo que ocupe la ropa vas marcando el tamaño de las baldas, cajones o la altura de las barras.

Las barras para colgar la ropa

Las barras para colgar la ropa son el elemento estrella de cualquier estructura de armario empotrado. Gracias a ellas, la ropa se mantendrá perfecta y sin arrugas.

Para la ropa colgada se suelen manejar 3 franjas de tamaño:

  • Ropa larga: abrigos, trajes y vestidos. Ocupa entre 100 y 160 cm. Se aconseja dejar un hueco con altura libre de 180 cm.
  • Ropa media: camisas, pantalones, faldas y chaquetas. Ocupan entre 80 y 110 cm. Lo más frecuente es dejar una altura de 110 cm para este tipo de ropa.
  • Ropa corta: pantalones doblados o cortos, blusas, camisetas y faldas cortas. Ocupan entre 30 y 70 cm. El espacio para esta ropa tiene unos 80-90 cm de altura y es habitual utilizar dos barras en un mismo módulo para aprovechar mejor la altura del armario.

Es fundamental colocar las barras siempre a una altura que te resulte cómoda para quitar y poner perchas. La altura máxima para que esta sea cómoda es de 200 cm sobre el suelo y la mínima es de 80 cm.

Igualmente, puedes complementar las zonas huecas de las barras con baldas en las que podrás colocar camisetas, bolsos y jerséis. Te recomendamos que los estantes puedan regularse en la altura. Así, en función de la época del año, podrás hacer crecer o menguar el espacio destinado a las prendas.

La ropa doblada es mucho más homogénea que la que va colgada, ya que puedes colocarla siempre igual. Frecuentemente, una prenda adecuadamente doblada ocupa 30 cm de ancho por unos 35 o 40 cm de fondo. Respecto al alto, debes tener en cuenta que un jersey ocupa el doble que una camiseta, camisa o blusa.

Por comodidad, accesibilidad y para evitar arrugas, se aconseja apilar hasta 3 jerséis y hasta 5 camisetas. Visto esto, una balda debe tener un mínimo de 30 cm de ancho (si es para una sola prenda) por 40 cm de fondo, y una altura de entre 25 y 30 cm.

Si, por lo contrario, tienes pensado guardar ropa de casa, deberás considerar colocar baldas más anchas. Por ejemplo, para mantas o edredones, te aconsejamos que estas midan aproximadamente 60 cm. De esta manera, podrás apilar más mantas al no tener que realizar tantas dobleces.

Zapateros, cajoneras y guardamaletas

Aparte de las baldas, existen otros tipos de elementos de almacenaje que pueden ayudarte a administrar el orden en tu casa.

Puedes escoger entre distintos tipos de cajones, abiertos o cerrados, con tiradores, e incluso puedes decantarte por cajones con el frente de cristal, que te permitirá ver su interior y el contenido.

Respecto a los cajones y los zapateros, es muy cómodo y accesible tener la ropa colgada en barras o colocada en baldas (extraíbles o fijas), pero en las partes bajas del armario puede resultar incómodo usar estos sistemas porque no te permite ver la ropa fácilmente.

Por este motivo, en las zonas inferiores del armario, desde el suelo hasta 55 u 80 cm, se suelen colocar cajones y/o zapateros, frecuentemente se ponen 3 o 4. Hay cajones muy finos, de tan solo 10 cm de alto, para complementos, pero lo habitual es que tengan entre 20 y 30 cm.

Lo más recomendable es escoger cajones cerrados y sin tiradores para minimizar el espacio. Para un mejor aprovechamiento de estos, es recomendable hacerlos con divisiones o compartimentos interiores.

Si te entusiasman los zapatos, puedes añadir uno o varios módulos para ellos en la parte inferior del armario empotrado, teniendo en cuenta el número de pares que quieres guardar en él.

Si tienes muchos zapatos y tu armario no es muy grande, valora la posibilidad de usar un pequeño zapatero complementario. Así evitarás masificar tu armario y ganarás libertad para aprovechar el espacio de otra manera, como por ejemplo para guardar las maletas de cabina y tenerlas siempre listas.

Añade puntos de luz a tu armario empotrado

Si quieres que tu armario empotrado esté totalmente a la última y no le falte detalle alguno tienes que añadirle luces. Al margen de ser un elemento de decoración original y muy vistoso, es muy práctico. En el interior de los armarios comunes es raro encontrar luces, normalmente, por falta de espacio, pero en un armario empotrado es muy aconsejable.

Cuando te decides por un armario empotrado, te sueles lanzar a hacerlo lo más grande que puedes. Tanto es así, que cuando te das cuenta lo has convertido en una pequeña habitación y es que, ¿qué es una habitación sin luz?

Por este motivo, necesitas una iluminación que te ayude a distinguir con claridad cada prenda.

Pero, ¿dónde coloco las luces? Hay diversos sitios donde ponerlas. Puedes comenzar por añadirlas en las propias barras para colgar la ropa. Apuntando hacía abajo, te permitirá ver claramente todas las prendas que están colgadas en las perchas.

Aunque el lugar más común y práctico es en la balda más alta del armario. Si la colocas en este sitio y orientas el flujo de luz hacia abajo, te aseguras de que todas las prendas estén iluminadas.

Los enchufes e interruptores también pueden ser de diseño

Si te has decidido por añadir luces a tu armario empotrado, habrás pensado en la necesidad de colocar interruptores y enchufes en el interior.

Normalmente, se suele tener una visión poco atractiva de dichos elementos que son necesarios en todas las habitaciones de la casa. Ciertamente, es que esto no tiene por qué ser así. Los enchufes e interruptores también pueden formar parte de la decoración. Puedes escoger entre muchos diseños, y hacer que estos se conviertan en un elemento que sume al conjunto.

Ahora bien, pero ¿cómo diseñar un vestidor?

¿Cómo diseñar un vestidor?

Para diseñar un vestidor, es necesario estudiar detenidamente la superficie de la que dispones y optimizar el espacio de esta estancia. De esta manera, es la mejor forma de rentabilizar la superficie y mantener en perfecto orden el dormitorio, sobre todo cuando los metros escasean.

Actualmente, hay distintas propuestas que provocan una combinación perfecta, diseño y funcionalidad, para organizar armarios y para hacer un vestidor en una habitación.

La importancia de estos elementos y su protagonismo hoy en día en decoración han propiciado la aparición de múltiples programas modulares que se adaptan a cualquier espacio, aunque los realizados a medida son los más acertados para sujetarse a un espacio definido.

Si dispones de un espacio mínimo en el dormitorio o en una estancia cercana, una de las mejores soluciones para mantener la ropa en orden y escoger las prendas es el vestidor.

¿Cómo distribuir el vestidor?

Para organizar al máximo el vestidor, es fundamental estructurar muy bien su interior, teniendo en cuenta las necesidades de almacenaje.

Una buena idea es clasificar su contenido por tamaño, color o tipo de prenda, pero siempre y en todo caso es conveniente tomar como referencia unas medidas estándar.

Las medidas de un vestidor son fundamentales porque se ha de tener en cuenta antes de empezar el espacio disponible que tienes para colocar el contenido. La zona de colgar la ropa se divide en varias alturas:

  • Para prendas largas, unos 160 cm disponibles.
  • Para prendas cortas, entre 75 y 90 cm.
  • Las camisas necesitan 50 cm de ancho y 45 cm de alto.
  • La altura ideal de las gavetas es de 16 cm y las baldas para jerséis deben contar con 30 cm de distancia.

Los módulos pantaloneros y falderos con guías hidráulicas son muy útiles y versátiles, ya que aprovechan la altura del armario y se desplazan de arriba abajo sin esfuerzo.

Y para los rincones complicados, los angulares terminales, los ángulos abiertos de 90º, las repisas a diferentes alturas y las bandejas extraíbles.

Es recomendable dedicar una zona superior o altillo de unos 50 cm para guardar las mantas, las maletas y los objetos que sean más grandes.

Si te gusta organizar espacios y eres una persona muy ordenada, es posible que te guste y te entretenga diseñar tus propios armarios. Para aquellos que no se les da tan bien el orden, lo más recomendable es que pidáis consejo a un profesional.

Si tienes alguna pregunta o duda relacionada con el diseño de armarios, ¡pregúntanos! En Livener estaremos encantados de ayudarte en todo lo que necesites.

ENTRADAS RELACIONADAS

LIVENER

¿Qué es un estudio de iluminación en un proyecto de interiorismo?

Analizamos qué es un estudio de iluminación y por qué es tan importante.
PORTADA

Ideas de diseño para armarios empotrados y vestidores

Hablamos sobre algunas ideas de armarios empotrados y vestidores.